Search Results

En estudios iniciales sobre la enfermedad inflamatoria intestinal (EII), se demostró que está enfermedad es más frecuente en países como el Reino Unido, los Estados Unidos y otros países al norte de Europa. Sin embargo, en estudios más recientes, resultó que Canadá se colocó en la cima de la lista como el país con la incidencia más alta.

En 1981, la incidencia de EII en Alberta, Canadá fue de tan sólo 44 por 100,000; menos de la mitad que en el Condado de Olmsted en Minesota. Pero para el año 2000, la incidencia en Alberta se disparó a 283 por 100,000, que representa un 63 por ciento mayor que en el Condado de Olmsted en los Estados Unidos.

La pregunta es, ¿por qué?

¿El Consumo Excesivo de Splenda Podría Explicar las Altísimas Tasas de EII?

Vale la pena señalar aquí que la EII es diferente a otra enfermedad que suena muy parecida, el síndrome del intestino irritable o IIS. La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) es una enfermedad autoinmune que puede tener consecuencias graves, mientras que el IIS es un trastorno funcional del intestino. Después de que las terapias convencionales fracasan a muchos pacientes con EII se les terminan removiendo muchas secciones de su colon con el fin de hacerle frente al problema, y esto puede dar como resultado complicaciones devastadoras y mortales.

Un artículo publicado en la revista Canadian Journal of Gastroenterology especula que el aumento de esta enfermedad tan problemática podría estar relacionado con el deterioro de las proteasas digestivas, causado por la inhibición de las bacterias del intestino por los productos químicos, como la sacarina y la sucralosa. La sacarina no proporciona una explicación para el aumento en las tasas de la EII, ya que Canadá adoptó normas estrictas para el uso de sacarina en 1977- pero este no es el caso de la sucralosa (Splenda).

De acuerdo con los autores:

“Si no es la sacarina, entonces ¿qué es lo que causa el notable aumento de EII en Canadá?…La sucralosa podría ser la culpable…En 1991, Canadá fue el primer país en aprobar el uso de sucralosa y estaba permitido utilizarla como endulzante de mesa en cereales para desayunar, bebidas, postres, rellenos, salsas, goma de mascar, mentas para el aliento, fruta para untar, aderezos para ensaladas, productos de confitería, frutas procesadas y vegetales, bebidas alcohólicas, cremas y jarabes de mesa.”

La teoría de que Splenda podría ser la culpable del aumento de la enfermedad inflamatoria intestinal (EII) parece tener lógica, haciendo eco en los resultados de un estudio publicado en el 2008 en el Journal of Toxicology and Environmental Health, que descubrió que Splenda:

Aumenta el nivel de pH en sus intestinos y
Reduce la cantidad de bacterias buenas en su intestino en un 50 por ciento

En el documento presentado, el autor afirma que la sucralosa tiene un potente efecto inhibitorio en su bacteria buena e inactiva la proteasa digestiva. También altera la función de la barrera de los intestinos. Todo esto podría ayudar a explicar el pronunciado aumento de EII en Canadá a partir de la introducción de la sucralosa en el suministro de alimentos.

Read more… …

La comida chatarra está contribuyendo con las exorbitantes  tasas de diabetes, hipertensión arterial e incluso con los derrames cerebrales- y no sólo entre adultos.

Las compañías de alimentos y bebidas gastan $2 billones al año en la promoción de alimentos poco saludables a los niños y si bien en el último de los casos, es responsabilidad de los padres darle a sus hijos alimentos saludables, los anuncios de comida chatarra hacen esta tarea mucho más difícil de lo que debería ser.

Un nueva campaña, llamada “We´re Not Buying It” (No Lo Compraremos), ya está en marcha para ayudar a exponer la publicidad engañosa dirigida a los niños, desacreditando las afirmaciones hechas por la industria y resaltando las últimas investigaciones, con la esperanza de ponerle fin a este ataque a la juventud de hoy en día; también le explicaré como participar, más adelante.

¿Sus Hijos Reconocen los “Arcos Dorados”?

La mayoría de los niños pequeños reconocen los “arcos dorados” que son el símbolo de McDonalds mucho antes de poder estructurar oraciones completas.

¿Por qué?

Porque a menudo son criados en un ambiente en donde hay papas fritas, hamburguesas de comida rápida y soda de naranja; si “criar” le suena un poco exagerado, podríamos decir que se les enseña que las papas fritas, palitos de pollo y las soda son comidas aceptables. ¿Se ha dado cuenta que incluso en restaurantes “regulares” el menú para niños muchas veces está lleno de comida chatarra como pizza, macarrones con queso o tiras de pollo frito?

Read more… …

Material recopilado por la Dra. Gabriela Segura a partir de Detoxification and Healing de Sidney Baker, The UltraMind Solution de Mark Hyman, The Vegetarian Hypothesis de Lierre Keith y otras lecturas recomendadas en sott.net.

Antes de una enfermedad, se pueden detectar desequilibrios en el cuerpo que la desencadenan. Estos desequilibrios de origen bioquímico y energético son determinados según el grado al cual están comprometidos los elementos nutricionales, genéticos, medio ambientales, así como los factores emocionales y mentales.

Nos concentraremos en la toxicidad ambiental y nutricional, y en su rol en la inflamación en nuestro cuerpo y nuestros pensamientos, puesto que han sido enormemente subestimados en nuestra sociedad moderna a pesar de que ambos desempeñan un papel fundamental en nuestra salud.

Hoy en día nuestra forma de pensar acerca de la medicina es muy lineal y simple. Creemos que una enfermedad tiene una causa y se puede tratar con un solo medicamento. Pero, de hecho, una red de interacciones conduce a un resultado donde las causas son frecuentemente numerosas. La salud está basada en un equilibrio de varios factores: genéticos, fisiológicos, psicológicos, energéticos, del desarrollo, y ambientales.

En medicina, el cuerpo y las enfermedades se dividen en sistemas. Por ejemplo, el sistema cardiovascular, nervioso, inmune, reproductivo, urinario, endocrino, etc. Pero el cuerpo funciona como un conjunto por la interacción entre sus componentes y no acorde a sus divisiones anatómicas. Es decir, hay que ver el equilibrio del sistema como un todo.

Read more… …