El virus del VIH ha sido inactivado completamente y ahora lo que nos queda es demostrar que se puede estimular la respuesta inmunológica protectora, aseguró el médico panameño Adán Ríos.

Aunque los medios de comunicación se hacen eco hoy de la afirmación de Ríos, ésta fue revelada por el científico la noche del viernes 28 de octubre en el Paraninfo de la Universidad de Panamá al recibir un premio de esa institución.

En la ceremonia de recibimiento del Premio Universidad 2011, Ríos explicó los resultados de su investigación para crear una vacuna preventiva contra el VIH.

El resultado de su trabajo y sus colegas -que comenzó hace 20 años con un grupo de investigadores al que perteneció Jonas Salk (1914-1995), el descubridor de la vacuna contra la polio- se centra en que lograron inactivar la transcriptasa inversa, enzima que permite la replicación de la molécula de ADN.

Al evitar esa replicación, se logra impedir que el material genético del virus se integre a las células humanas, indica el investigador.

En un principio trataron de lograr dicha inactivación con un compuesto químico llamado formalina (como en el caso de la vacuna contra la polio), pero no funcionó porque esta no solo destruía la enzima, sino que no permitía que se diera la respuesta protectora del sistema inmune.

El éxito de su búsqueda se logró con otro compuesto de sustancias fotoactivas, que reacciona ante la luz ultravioleta e inactiva a la enzima pero no afecta la estructura del virus, lo que permite que se de una respuesta inmunológica por parte del organismo humano.

Explicó que el reconocimiento inmunológico debe ocurrir porque la partícula en su superficie está intacta y al producirse el reconocimiento inmunológico se da la respuesta protectora que estamos buscando.

La investigación ya había sido publicada el 10 de octubre de 2010 en el volumen 155 de la revista Virus Reaserch donde en la hoja de la investigación aparece su nombre como el primero de los siete autores del trabajo.

“El primer autor, en ciencia, es el más importante, es el que ha hecho las cosas. No he venido a farolear, he venido a rendir cuentas, y este papel que tanto me ha costado resume la historia. La enzima ha sido inactivada completamente”, dijo mostrando el escrito impreso.

Lo que falta ahora por demostrar es que, en efecto, se puede dar una respuesta protectora, algo en lo que Ríos ve un futuro esperanzador.

“Estamos explorando una avenida que tiene también un valor muy importante, y es que una de las vacunas más exitosas ha sido una de inactivación de un virus, como lo es la vacuna de la polio”, comentó Ríos.

Leave a Reply