Archive for the ‘ Uncategorized ’ Category

A pesar de la creencia general la leche animal no es adecuada para el consumo humano. Puede provocar numerosas patologías. Y no ayuda a fortalecer los huesos; en Estados Unidos, el mayor consumidor mundial de leche, es donde hay más casos de osteoporosis. Al contrario, la leche animal nos acidifica y desmineraliza pudiéndonos provocar osteoporosis. De hecho las mujeres vegetarianas que no toman leche tienen un 18% de pérdida de hueso mientras las omnívoras padecen una pérdida ósea del 35%. En cuanto a los niños lactantes sépase que éstos asimilan bien la caseína de la leche materna pero no la de la leche de vaca.

Ésta puede inflamar el organismo y ser causa de intolerancias y alergias. Además está constatado que los niños que toman varios vasos de leche al día tienen sus arterias en peores condiciones que los que no la toman. Sin olvidar que la leche de vaca contiene 59 tipos diferentes de hormonas que pueden ser causa de muy diversas enfermedades degenerativas.

Es hora de que sepa: el consumo de leche -y sus derivados -se ha relacionado ya con la anemia ferropénica, la artritis reumatoidea, la osteoartritis, el asma, el autismo, las cataratas, la colitis ulcerosa, la diabetes mellitus tipo i, los dolores abdominales, la enfermedad de crohn, las patologías coronarias, la esclerosis múltiple, el estreñimiento, la fatiga crónica, las fístulas y fisuras anales, la incontinencia urinaria o eneruresis, las migrañas, los problemas de oídos y garganta, la sinusitis, las reacciones alérgicas, el sangrado gastrointestinal, el síndrome de mala absorción, los trastornos del sueño, las úlceras pépticas, la acidosis, la preeclampsia, la dificultad de aprendizaje en niños, la infertilidad femenina, los linfomas y los cánceres de estómago, mama, ovarios, páncreas, próstata, pulmón y testículos.

La falta de luz solar durante el invierno podría reducir los niveles de vitamina D en el cuerpo y dañar la salud cardiovascular, señalan investigadores de EE. UU.

El cuerpo necesita la luz del sol para producir vitamina D, pero ese proceso se ralentiza en el invierno porque hay menos luz natural y se pasa más tiempo en ambientes bajo techo.

La deficiencia crónica de vitamina D podría ser la responsable de enfermedades cardiacas, la presión arterial alta y el síndrome metabólico“, señaló en un comunicado de prensa de la universidad la autora del estudio Sue Penckofer, profesora de la Facultad de enfermería Marcella Niehoff de la Universidad Loyola de Chicago.

Penckofer y colegas revisaron un número de estudios que relacionaban la deficiencia de vitamina D con la enfermedad cardiaca. Los estudios decían que las tasas de enfermedad cardiaca grave o de mortalidad aumentaban entre 30 y 50 por ciento en los pacientes de enfermedad cardiaca que se privaban del sol.

La dieta por sí sola es insuficiente para controlar los niveles de vitamina D, concluyeron Penckofer y su equipo. Las opciones de tratamiento como la vitamina D2 o D3 pueden reducir el riesgo enfermedad cardiaca grave o de muerte. El rango ideal en el cuerpo es de 30 a 60 ng/mL de 25 hidroxivitamina D.

La mayoría de los médicos no examinan con regularidad la deficiencia de vitamina D. Sin embargo, la mayoría de los expertos están de acuerdo en que a los adultos en riesgo de enfermedad cardiaca y otros que experimentan fatiga, dolor articular o depresión se les debería medir los niveles de vitamina D”, señaló Penckofer.

El estudio aparece en la edición actual de la revista Circulation.

La fórmula Infinity patentada, esta indicada para apoyar una mayor capacidad de la vida para mejora la función metabólica y la activación del SIRT-1 anti-envejecimiento de los genes.

Estimula la producción de nuevas células con telómeros más largos.

Esto es importante porque a medida que envejecemos disminuye los telómeros de longitud.

Del mismo modo la susceptibilidad a muchas enfermedades degenerativas también aumentará a medida que disminuye la longitud de los telómeros.

Apoyar a los telómeros a alargamiento es otra nueva categoría de suplementos nutricionales para ayudar a alcanzar la vida máxima, con el desgaste lo menos posible en el paso de los años.

Esta fórmula Infinity es  única, también puede reparar acortamiento de los telómeros y la disminución de la tasa de acortamiento de los telómeros.

 

Mas Informacion sobre la la fórmula Infinity

 

Aqui les brindo un reportaje sobre Celulas Madre y las neuronas:

Clip de la entrevista para la Comunidad Smart con el neurólogo

José Manuel García Verdugo, descubridor de células madre en el cerebro.

LOS ULTIMOS DESCUBRIMIENTOS CIENTIFICOS NOS MUESTRAN QUE LAS CELULAS MADRE SON UNA VERDADERA FUENTE INAGOTABLE DE SALUD Y VIDA.

Conforme pasan los años  el cuerpo libera menos y menos células madre adultas que son necesarias para la reconstrucción del cuerpo.

Nutrirse con productos para estimular células madre  promueve la liberación de más células madre adultas ayudando en el cuerpo a mantenerlo sano y a superar el proceso de envejecimiento.

 

 

En estudios iniciales sobre la enfermedad inflamatoria intestinal (EII), se demostró que está enfermedad es más frecuente en países como el Reino Unido, los Estados Unidos y otros países al norte de Europa. Sin embargo, en estudios más recientes, resultó que Canadá se colocó en la cima de la lista como el país con la incidencia más alta.

En 1981, la incidencia de EII en Alberta, Canadá fue de tan sólo 44 por 100,000; menos de la mitad que en el Condado de Olmsted en Minesota. Pero para el año 2000, la incidencia en Alberta se disparó a 283 por 100,000, que representa un 63 por ciento mayor que en el Condado de Olmsted en los Estados Unidos.

La pregunta es, ¿por qué?

¿El Consumo Excesivo de Splenda Podría Explicar las Altísimas Tasas de EII?

Vale la pena señalar aquí que la EII es diferente a otra enfermedad que suena muy parecida, el síndrome del intestino irritable o IIS. La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) es una enfermedad autoinmune que puede tener consecuencias graves, mientras que el IIS es un trastorno funcional del intestino. Después de que las terapias convencionales fracasan a muchos pacientes con EII se les terminan removiendo muchas secciones de su colon con el fin de hacerle frente al problema, y esto puede dar como resultado complicaciones devastadoras y mortales.

Un artículo publicado en la revista Canadian Journal of Gastroenterology especula que el aumento de esta enfermedad tan problemática podría estar relacionado con el deterioro de las proteasas digestivas, causado por la inhibición de las bacterias del intestino por los productos químicos, como la sacarina y la sucralosa. La sacarina no proporciona una explicación para el aumento en las tasas de la EII, ya que Canadá adoptó normas estrictas para el uso de sacarina en 1977- pero este no es el caso de la sucralosa (Splenda).

De acuerdo con los autores:

“Si no es la sacarina, entonces ¿qué es lo que causa el notable aumento de EII en Canadá?…La sucralosa podría ser la culpable…En 1991, Canadá fue el primer país en aprobar el uso de sucralosa y estaba permitido utilizarla como endulzante de mesa en cereales para desayunar, bebidas, postres, rellenos, salsas, goma de mascar, mentas para el aliento, fruta para untar, aderezos para ensaladas, productos de confitería, frutas procesadas y vegetales, bebidas alcohólicas, cremas y jarabes de mesa.”

La teoría de que Splenda podría ser la culpable del aumento de la enfermedad inflamatoria intestinal (EII) parece tener lógica, haciendo eco en los resultados de un estudio publicado en el 2008 en el Journal of Toxicology and Environmental Health, que descubrió que Splenda:

Aumenta el nivel de pH en sus intestinos y
Reduce la cantidad de bacterias buenas en su intestino en un 50 por ciento

En el documento presentado, el autor afirma que la sucralosa tiene un potente efecto inhibitorio en su bacteria buena e inactiva la proteasa digestiva. También altera la función de la barrera de los intestinos. Todo esto podría ayudar a explicar el pronunciado aumento de EII en Canadá a partir de la introducción de la sucralosa en el suministro de alimentos.

Read more… …