Archive for August 14th, 2014

El ajo y la cebolla, dos medicamentos naturales

ajo_cebolla

Los ajos y las cebollas son alimentos comunes en la dieta diaria, y se usan como saborizantes en cualquier platillo. Lo compuestos azufrados son la clave del fuerte y característico aroma de estos dos bulbos, y eso explica también sus características terapéuticas para el cuerpo.

La incorporación diaria de ajo en la dieta puede ayudar en procesos de inflamación crónica y en infecciones bacterianas. Ayuda a combatir un buen número de hongos, bacterias y virus, según el sitio nutricionysalud.com

La clave para mantener las propiedades antibióticas del ajo es ingerirlo crudo. Además, cuanto más machacado o cortado esté, más potente será su efecto antibiótico, por la liberación de alicina, un compuesto azufrado que posee propiedades farmacológicas.  Si el ajo se consume cocinado, la alicina se destruye, y acaba con sus propiedades antibióticas.

Estudios indican que la alicina, el producto químico que se forma cuando el ajo es aplastado o picado, reduce los niveles de colesterol y disminuye la presión arterial alta.

El ajo y la cebolla pueden ayudar a mantener una correcta circulación de la sangre. Además, contienen sustancias que protegen contra los depósitos de calcio y reducen el tamaño de las placas que obstruyen la circulación sanguínea. Al reducirse el riesgo de estancamiento de la sangre o de obstrucción de los vasos sanguíneos por las grasas no saludables, el ajo y la cebolla también previenen enfermedades del corazón y reducen el riesgo de derrame cerebral.

Cualquier alimento que protege de la inflamación crónica ayuda en la prevención contra el cáncer, ya que en la mayoría de los casos este se asocia a un proceso inflamatorio crónico en la zona donde se origina.

Destaca su acción en la prevención del cáncer de colon, debido a que el consumo de ajo y cebolla de forma habitual en la dieta protege contra el desarrollo de lesiones precancerosas en el colon.

El ajo y la cebolla huelen fuerte y hacen llorar. Pero sus numerosas virtudes nos ayudan a perdonar estas molestias. Veamos con detalles los beneficios de consumir ajo y cebolla crudos para la salud.

El ajo y la cebolla, Beneficios

Antioxidantes, fluidificantes sanguíneos, anticolesterol, diuréticos… El ajo y la cebolla son un verdadero dúo de salud.

Beneficios de la cebolla

cebolla

En la cebolla encontramos el selenio, un antioxidante muy eficaz. Contiene igualmente fructosanas y potasio, elementos conocidos esencialmente por sus efectos diuréticos, así como algunos compuestos sulfurosos con virtudes anticancerígenas.

La cebolla ejerce igualmente una acción hipoglicémica y combate la proliferación de bacterias. A parte de esto, este bulbo de la familia de los aliáceos ayuda a prevenir las enfermedades cardiovasculares, sobre todo cuando se consume cruda y particularmente fresca.

Beneficios del ajo

10417606_312715292231153_799273086463143421_n

 

En cuanto al ajo, encontramos exactamente las mismas virtudes: estimulación del sistema inmunitario, prevención de los riesgos de enfermedades cardíacas, así como muchos tipos de cáncer. El ajo es también un buen aliado para combatir el colesterol malo, ejerciendo efectos antioxidantes y antibióticos sobre el conjunto del organismo.

Además de todos estos beneficios, las propiedades drenantes del ajo favorecen la regulación de la tensión arterial. A largo plazo el ajo, así como la cebolla, permiten combatir la hipertensión. Ambos son muy recomendables en cuanto al consumo diario.